Los primeros principios.

origen-y-concepto-de-filosofia

Qué es un principio. Estamos lidiando ya con el terreno del raciocinio. desde que tratamos las inferencias inmediatas, hemos tocado el límite con la tercera operación mental. Al explicar ahora los primeros principios, estamos haciendo lo mismo, puesto que se trata justamente de las primeras proposiciones, que no necesitan demostración, pero que sirven de base para cualquier demostración.

Un principio en general, es aquello de lo cual procede una cosa (Aristóteles). De esta manera, puede hablarse de principios del movimiento, o sea, del punto de partida. También puede hablarse de principios ontológicos, o sea, de las causas que originan otros entes; y, por último, puede hablarse de principios lógicos, que son las razones en las que se apoya cualquier raciocinio.

Los primeros principios lógicos. Cada ciencia tiene sus propios principios que se llaman también axiomas. A partir de ellos se fundamentan las demás proposiciones que constituyen dicha ciencia. Son famosos los axiomas del Álgebra y la Geometría (también llamados postulados).

Pero existen principios que son validos para cualquier ciencia, y por eso se llaman primeros principios. Tales son los principios de la Lógica que a continuación detallaremos.

Un primer principio es una proposición verdadera, absolutamente evidente, universal y necesaria. por tanto, no necesita demostración, sino que, por el contrario, está supuesta en cualquier demostración.

Los primeros principios son evidentes, es decir, se captan inmediatamente en su verdad, en cuanto se conoce el significado de las palabras que lo enuncian. Son también universales pues se aplican a cualquier ente, cualquiera que sea su categoría y la ciencia que lo trate. Y por último, son necesarios, de tal manera que sería absurdo que en algún momento dejaran de tener validez.

Entre ellos se encuentran especialmente tres: el principio de contradicción, el principio de identidad y el principio del tercero excluso.

El principio de contradicción. Debería llamarse principio de no-contradicción, pues justamente expresa la necesidad de no contradecirse. Su formula es la siguiente: Es imposible afirmar y negar un mismo predicado a un mismo sujeto al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto. También puede enunciarse así: Dos proposiciones contradictorias no pueden ser a la vez verdaderas.

Estos enunciados no son sino aplicaciones del enunciado fundamental que rige al orden real o metafísico: “Es imposible que una cosa sea y no sea al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto”. O bien: “Es imposible ser y no ser a la vez”.

El principio de contradicción, como puede observarse, tiene las propiedades de todo primer principio, o sea, es evidente, universal y necesario. además, nótese que es imposible demostrarlo; pero también negarlo.

La principal aplicación del principio de contradicción es servir como piedra de toque en una serie de proposiciones, como las de un tratado científico. Si esta serie de proposiciones no resiste el principio de contradicción (es decir, si se encuentran contradicciones internas), ya puede tacharse el tratado como defectuoso.

El principio de identidad. Se enuncia así: A es necesariamente A, o bien: El ser es; el no-ser no es.

con frecuencia se ha tachado este principio como completamente inútil, pues el predicado es idéntico al sujeto y constituye, por tanto, una tautología. En realidad, no lo es, puesto que el predicado añade al sujeto el carácter de necesidad que tiene el ente de ser lo que es y no otra cosa (en cuanto a su esencia).

El principio de identidad es otra forma de expresar el principio de contradicción. en lugar de decir que un ser no puede ser (principio de contradicción), se afirma sencillamente que un ser es necesariamente lo que es.

El principio del tercero excluso. Cualquier cosa, o es o no es, no cabe término medio. O bien: No hay medio entre dos proposiciones contradictorias.

También ha querido negarse por algunos lógicos modernos. Pero se trata de una exigencia de la realidad. O es o no es, y no hay más.

El principio del tercero excluso no es idéntico al de contradicción. Añade una nueva idea, la de que ya no se puede encontrar una nueva opción entre el ser y el no-ser.

El principio de razón suficiente. Se enuncia de la siguiente manera: Todo ente tiene una razón suficiente de su existencia. O bien: todo ser tiene una razón suficiente de ser.

Este principio se formuló por primera vez en la filosofía de Leibniz (1646-1716). Se refiere a la necesidad e una explicación, de una razón, para dar por sentado un ente cualquiera. Las cosas no existen por casualidad, siempre se puede encontrar una razón de su existencia.

En la practica, el principio de razón suficiente es el justificativo racional que tiene el intelecto para indagar y en su caso investigar y escudriñar los fundamentos que deben existir cada vez que se da un fenómeno especial, cualquiera que éste sea. Al intelecto no le basta la simple información de algo, siempre está en la búsqueda de algo que explique eso que afirma. En otros términos, el horizonte requerido por la inteligencia humana en su conocimiento del mundo siempre es más amplio que las limitaciones de una simple afirmación concreta y específica. El intelecto humano es curioso por naturaleza, se interroga, cuestiona, y está satisfecho hasta que encuentra las razones y las causas de lo que afirma. Esta curiosidad es el motor de la investigación humana y, según Aristóteles, es el origen de la filosofía. El hombre es filósofo por naturaleza.

Notas y referencias.

Lógica conceptos fundamentales. (Raúl Gitiérrez Sáenz)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: