La dialéctica como arte.

platon academy.jpg

Haremos referencia a este tema para poder observar más de cerca la estructura del mundo inteligible, es decir, la relación entre unas ideas y otras.

La dialéctica, simplemente el dialogo, el discurso razonado, significa en la República el arte de la conversación que tiene por meta dar razón de alguna idea, buscando el principio de que depende; en el Sofista, es la técnica de “moverse“, por así decirlo,en el mundo de las ideas, determinando las relaciones entre unas y otras según se enlacen entre sí o estén separadas, de modo semejante a como unas letras se combinan con algunas pero no con otras; combinándolas y dividiéndolas según sus articulaciones naturales

Según que el orden seguido en el proceso vaya de una idea hacia las que están subordinadas, o bien hacia las ideas superiores, en la dialéctica resaltará el momento de la división, o bien de la combinación o sinopsis, la dialéctica descendente o la ascendente.

Del procedimiento de división se encuentra un famoso ejemplo en el Sofista, que sirve para comprender claramente la organización del mundo inteligible. El dialogo se propone definir ese personaje que es el sofista; pero como se reconoce la dificultad de la empresa, se resuelve comenzar con algo más fácil, como tarea preparatoria: se propone definir la pesca con caña. Simplificando un poco se tendría lo siguiente: Pescar con caña es un arte. Pero hay dos formas de arte: productivo, cuando de lo que se trata es de fabricar algo nuevo, o adquisitivo, cuando el arte consiste en lograr algo que ya existe; ejemplo de lo primero, fabricar sillas; esta claro que la pesca pertenece al siguiente grupo. A su vez hay dos forma de arte adquisitivo: uno que consigue su objeto mediante intercambio, otro por medio de su captura. Esta captura, a su vez, puede ser de dos formas distintas: o bien aplicarse a seres inanimados o a seres animados, tal como en nuestro caso. Pero a los animales se les puede dividir en terrestres y acuáticos, y el arte de apoderarse de estos últimos es lo que se llama, en general, pesca. Mas ocurre que la pesca puede practicarse de dos modos: sea sin herir al pez (valiéndose, por ejemplo, de una red), sea hiriéndolo.  Y por último la pesca cruenta o vulnerante puede efectuarse hiriendo al animal de arriba hacia abajo, por medio de un arpón; o hiriéndolo de abajo hacia arriba: y este es el caso de la pesca con caña.

De tal manera que se ha llegado a la definición completa de lo que sea la pesca con caña: es el arte adquisitivo, mediante captura, de animales acuáticos, en forma cruenta e hiriendo al animal de abajo hacia arriba. En resumen el esquema resultante puede representarse de la siguiente manera:

la pesca es un arte.png

Nota: Como en cada caso se ha hecho la división en dos, se tratará de una división “dicotómica”. En el ejemplo se ha considerado sólo una de las divisiones; pero  podría completarse cada una de las dos en todos los casos.

Este esquema proporciona una imagen de las relaciones entre las ideas: estas se encuentran orgánicamente ordenadas, subordinadas las más particulares a las más generales, formando de esta manera un especie de pirámide, cuyo vértice esta ocupado por la idea suprema, la “idea de las ideas“, la idea del Bien; esta entonces fundamenta todas las demás y les da sentido, y a su luz tan sólo se llega al conocimiento perfecto: un conocimiento (nóesis)¹ para el cual el mundo inteligible se ofrece como gradación de ideas, cada una relacionada con las que le son superiores y con las inferiores, constituyendo un cosmos, una totalidad orgánica fundamentada y unificada por el Bien.

Como tal tipo de conocimiento depende en definitiva de que se llegue a la idea del Bien como principio absolutamente incondicionado (anhipotético), la dialéctica propiamente dicha es la dialéctica ascendente, que va de lo sensible hacia las ideas, y en último término hasta el Bien. La dialéctica es entonces el “viaje” desde el devenir hacia el ser, desde lo múltiple hacia la suprema unidad, de las apariencias a la verdadera realidad, hasta llegar a algo absolutamente firme superando las hipótesis o supuestos en que se apoyaba la diánoia².

Se lee en la Republica:

El método dialéctico es el único que, superando las hipótesis, se remonta hacia el principio mismo para pisar allí terreno firme; y al ojo del alma, que está verdaderamente sumergido en un bárbaro lodazal (las cosas sensibles), lo atrae con suavidad y lo eleva hacia lo alto.

Puede decirse también que la dialéctica representa un transito desde lo fragmentario hacia esa totalidad orgánica articulada que es el mundo de las ideas presidido por el Bien. Y tal “viaje” es el que realiza el amor en tanto impulso o aspiración hacia lo ideal y lo perfecto a partir de lo parcial, deficiente e imperfecto, de lo que no se basta a sí mismo; porque el amor es el justamente el deseo de remediar una carencia. El que ama, ama lo que no posee, desea aquello de que esta falto, y en definitiva desea lo perfecto y autosuficiente. De esta manera el Banquete describe el ascenso del alma desde el amor a un cuerpo bello hasta llegar a la belleza en sí (como un aspecto del Bien). Dice Platón:

He aquí pues, el recto método de abordar las cuestiones eróticas o de ser conducido por otro: empezar con las cosas bellas de este mundo  teniendo como fin esa belleza en cuestión (La idea de Belleza) y, valiéndose de ellas como escalas, ir accediendo constantemente, yendo de un solo cuerpo a dos y de dos a todos los cuerpos bellos y de los cuerpos bellos a las bellas acciones y de las acciones a los bellos conocimientos, hasta terminar, partiendo de éstos, en ese conocimiento… que no es conocimiento de otra cosa sino conocimiento de belleza absoluta, y llegar a saber por último lo que es la belleza en sí.

Notas y referencias:

Nóesis¹: Acto intencional de pensar.

Diánoia²:  La diánoia (en griego, διάνοια) es un término griego que suele traducirse como “razón discursiva” y que remite a la capacidad de la razón para obtener conocimientos mediante la progresión de las premisas a una conclusión que necesariamente deriva de aquéllas; el conocimiento obtenido mediante causas y principios. En este sentido, la diánoia o razonamiento discursivo se opone a la nous³, comprendida como aquella capacidad de la razón de intuir de forma inmediata el conocimiento, de los primeros principios del conocimiento, si y sólo si, es de la realidad inmediata, en el caso de Aristóteles, o de las Ideas tratándose de Platón. En los desarrollos filosóficos posteriores esta oposición entre diánoia y nous se refleja en la oposición entre entendimiento y razón, respectivamente.

Nous³:  En la Antigua Grecia, el Nous, intelecto o Noos, correspondía al Espíritu, la parte más elevada y divina del Alma. Para Platón, el Nous equivaldría a inteligencia. En el Fedro, Platón compara el alma a una rueda alada, con el control de la razón (la mente); la inteligencia (nous), como un caballo obediente; voluntad y corazón (thumos), como caballos inquietos; los deseos, las “entrañas ” (epithumia)

-Principios Fundamentales de Filosofía. (Adolfo P. Carpio)

-Wikipedia.

También te puede interesar :

El modo de ser de lo sensible, y el de las ideas. Los dos mundos. (Platón)

El conocimiento a priori.

Los dos mundos; la doxa y episteme.

Anuncios

3 comentarios sobre “La dialéctica como arte.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: