Dios.

dios1.jpg

El hombre, según Aristóteles, es el ente más completo y rico de la escala natural (se recomienda leer el post anterior), aun así el filósofo se plantea el problema de si por encima del hombre no hay alguna forma de ser superior. Ya hemos visto que se que no hay ni puede haber materia pura y explicamos por qué. Pero ahora puede preguntarse si en el otro extremo de la escala, más allá de la naturaleza, que es el reino del devenir, no habrá un ente que sea puro acto, sin nada de potencia, algo que sea plenamente, de manera perfecta. Aristóteles contesta afirmativamente; más todavía sostiene que es necesaria la existencia de tal ente, pues de otra manera no se explicaría el hecho del movimiento.

En efecto, en el mundo sensible las ocas están sometidas al cambio. Ahora bien, lo sensible, es decir, lo material, es siempre a la vez algo en potencia (materia es potencialidad), y lo potencial no puede moverse sino en tanto se actualice su potencia; pero para ello lo potencial requiere de algo que esté en acto y lo ponga en movimiento, y esto que está en acto necesita otro algo que lo haya hecho pasar de la potencia al acto, etc., y como esta serie no tendría término, y por tanto carecería de causa, necesariamente debe haber un primer motor inmóvil, es decir, algo que este siempre en acto. Y lo que esta en acto siempre y perfectamente, es acto puro; será pues, un ente sin residuo ninguno de materia o potencialidad, es decir, al que no le faltara nada para ser, sino que todo lo que sea lo será plenamente y de una vez y para siempre. Este absoluto extremo respecto de la (inexistente) materia pura, es algo eminentemente real e inteligible y bueno, y, en una palabra, Dios.

este acto puro es inmaterial -puesto que carece de materia o potencia-, es decir, es espiritual; inmutable -porque si cambiase tendría potencia, la potencia de cambiar-; autosuficiente -porque si dependiese de otra cosa tendría algo de potencialidad-; lo único absolutamente real, por ser puro acto (y acto equivale a realidad). Un ente de tal tipo no puede consistir sino en el pensamiento (noésis); su actividad no es sino pensar. Pero por lo mismo que es autosuficiente, no puede pensar algo diferente de sí -pues en tal caso dependería del objeto pensado-, sino que únicamente se piensa a sí mismo. Dice Aristóteles:

Está claro que piensa lo más divino y lo más digno, y no cambia [de objeto]; pues el cambio sería hacia algo peor [pues mejor que él no hay nada], y tal cosa ya sería un movimiento [e implicaría potencia].

Y un poco más adelante agrega:

…por lo tanto se piensa a sí mismo, puesto que es lo mejor, y su pensamiento es pensamiento del pensamiento.

Toda su vida y su felicidad consisten justamente en esta contemplación –theoría– perpetua de sí mismo, y exclusivamente en ella; de modo que no hace ni quiere nada, ni actúa de modo alguno sobre el mundo, porque en tal caso se ocuparía de algo menos digno que él y perdería su perfección.

Sin embargo, este “pensamiento del pensamiento” (nóesis), es causa del movimiento, según hemos dicho; mas dada su perfección, tendrá que mover sin ser el mismo movido (él es motor inmóvil), y esto sólo puede ocurrir a la manera como mueve el objeto del deseo o del amor a quien desea o ama: el acto puro “mueve como el objeto del amor” (idea que resuena en el último verso de la Divina commedia: “L’amore che muove il solé e l’altre stelle“).

Y en este sentido todo el universo tiende hacia él como hacia el último fin y forma última de la realidad toda: “pues de este fundamento esta suspendido el cielo y la naturaleza“, casi literalmente lo repite Dante:

Da quel Punto Dipende il cielo e tutta la natura.

Debe quedar claro que este Dios impersonal, no creador (porque según Aristóteles el mundo es eterno), indiferente respecto al curso del mundo, tiene muy poco que ver con el Dios cristiano. Quizá exagerando un poco, dice A.H. Armostrong que “no se parece en absoluto a nada de lo que nosotros entendemos por la palabra Dios”.

Notas y referencias.

Da quel Punto Dipende il cielo e tutta la natura – (A partir de ese punto depende el cielo y toda la naturaleza)

Nóesis – acto intencional de pensar.

Theoría – Conjunto organizado de ideas que explican un fenómeno, deducidas a partir de la observación, la experiencia o el razonamiento lógico.

Principios de filosofía (Adolfo P. Carpio)

Metafísica (Aristóteles)

La Divina Comedia (Dante Alighieri)

La escala de la naturaleza según Aristóteles.

Aristóteles: El cambio y las cuatro causas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: