El criterio de verdad y reglas del método.

descartes3

Una afirmación es correcta cuando lo que ella afirma coincide con el objeto a que se refiere; si digo “la puerta esta abierta”, y efectivamente hay una puerta y está abierta, lo afirmado será verdadero. El “criterio” de verdad es la nota, rasgo o carácter mediante el cual se reconoce que una afirmación es verdadera, o que nos permite distinguir un conocimiento verdadero de uno falso.

Ahora bien, como con el cogito hemos hallado un conocimiento indudablemente verdadero, Descartes nos dice que también en él se hallará el criterio de verdad, la característica merced a la cual se lo reconoce como verdadero sin ninguna duda

Después de esto, consideré, en general, lo que se requiere en una proposición para que sea verdadera y cierta; pues ya que acaba de hallar una que sabía que lo era, pensé que debía saber también en qué consiste esta certeza. Y habiendo notado que en la proposición: “Yo pienso, luego soy”, no hay nada que me asegure que digo la verdad, sino que veo muy claramente que para pensar es preciso ser, juzgué que podía admitir esta regla general: que las cosas que concebimos muy clara y distintamente son todas verdaderas.

Una proposición (afirmación o negación), entonces, sabemos que es verdadera cuando sea clara y distinta o, en una palabra, evidente. Para comprender mejor lo que acabamos de decir, es preciso referirnos a las reglas o preceptos del método.

Las reglas del método.

Los procedimientos metódicos que sigue Descartes se encuentran resumidos en el Discurso del método, y son estudiados con mayor precisión en las Reglas para la dirección del espíritu.

La Regla IV de esta última obra explica lo que Descartes entiende por método:

Por método entiendo [un conjunto de] reglas ciertas y fáciles, observando exactamente las cuales nadie tomará jamás lo falso por lo verdadero y llegará, sin fatigarse con inútiles esfuerzos del espíritu, sino aumentando progresivamente su saber, al conocimiento verdadero de todo aquello de que sea capaz.

En la segunda parte del Discurso enuncia Descartes cuatro reglas o preceptos que resumen todo su pensamiento metodológico. El primero, el de la evidencia, exige:

no admitir como verdadera cosa alguna, como no supiese con evidencia que lo es; es decir, evitar cuidadosamente la precipitación y la prevención, y no comprender en mis juicios nada más que lo que se presenta tan clara y distintamente a mi espíritu, que no hubiese ninguna ocasión de ponerlo en duda.

Según esto, se debe admitir como verdadero un conocimiento sólo en caso de que sea evidente, es decir, cuando no se pueda dudar de él. La evidencia tiene dos caracteres: la claridad y la distinción. Un conocimiento es claro cuando “está presente y manifiesto a un espíritu atento”. Si ademas en este conocimiento de algo no hay nada que no le pertenezca a ese algo, el conocimiento será distinto.

Además, el precepto ordena guardarnos de dos fuertes propensiones de nuestro espíritu: la precipitación y la prevención. La precipitación consiste en afirmar o negar algo antes de haber llegado a la evidencia. La prevención equivale a los prejuicios, y, en general, a todos los conocimientos, falsos o verdaderos, que nos han llegado por tradición, educación, factores sociales, etc., y no por evidencia. Pero nada que no hayamos examinado con nuestra razón puede ser valido, sino sólo aquello que hayamos conquistado mediante nuestro propio esfuerzo y según los principios del método.

Pero si la evidencia es rasgo o criterio de la verdad, no sabemos aún como hacer para encontrar conocimientos evidentes; ello lo va enseñar la segunda regla. Ésta ordena:

dividir cada una de las dificultades que examinare, en cuantas partes fuere posible y en cuantas requiriese su mejor solución.

La regla del análisis, pues, nos dice que, cuando nos ocupamos de cualquier problema o dificultad, se lo debe dividir, analizar, y seguir con la división hasta el momento en que se llegue, justamente, a algo evidente; de modo que la división es a la vez el procedimiento para alcanzar la evidencia. Pero si nos quedamos aquí, en el puro momento analítico, divisorio, no se alcanzaría un autentico conocimiento, por lo menos en la mayoría de los caso, porque no tendríamos ante nosotros sino una serie de miembros aislados, inconexos (disiecta membra); esto es lo que prescribe la regla de la síntesis (al que Descartes llama también “deducción”), o del orden:

conducir ordenadamente mis pensamientos, empezando por los objetos más simples y más fáciles de conocer, para ir ascendiendo poco a poco, gradualmente, hasta el conocimiento de los demás compuestos, e incluso suponiendo un orden entre los que no se preceden naturalmente.

Esto significa que en todo conocimiento se debe partir siempre de lo más sencillo, y de allí proceder hasta lo más complicado, siempre según un orden. Descartes dice además que ha y que hay que suponer “un orden entre [los conocimientos] que no se preceden naturalmente”.

por fin, el cuarto precepto establece: hacer en todo unos recuentos tan integrales y unas revisiones tan generales, que llegase a estar seguro de no omitir nada.

Este precepto que puede llamarse Regla de la enumeración, exige examinar con cuidado la cuestión estudiada para ver si no hay algún tema o aspecto que se haya pasado por alto, sea en el momento analítico (segunda regla) o en el sintético (tercera regla). La regla de la enumeración entonces exige que se haga todas las revisiones necesarias hasta llegar a la certeza de que no se ha omitido ningún miembro del razonamiento.

Notas y referencias.

Discurso del método (Descartes)

Reglas para la dirección del espíritu (Descartes)

Principios de filosofía (Adolfo P. Carpio)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: