Supuestos del Racionalismo.

El-Racionalismo-de-Descartes

¿Cómo es posible que la razón por sí sola conozca la realidad, incluso en su aspecto más fundamental (su aspecto metafísico), y nada menos que a Dios mismo?

Desde esta perspectiva, el racionalismo reposa sobre varios supuestos, que no siempre ha logrado volvérselos implícitos a sí mismo. Nos referiremos aquí a tres.

En primer lugar, si el racionalismo tiene la pretensión de conocer la realidad con la rola razón, ello se basa en el supuesto de que la realidad misma tenga una estructura racional, que sea afín a la razón. Se piensa entonces que la verdadera estructura de las cosas, más allá de las apariencias o fenómenos que nos dan los sentidos, es racional, vale decir que tiene un fondo o trasfondo inteligible o nouménico que constituye el verdadero saber de las cosas.; por tanto, que entre la estructura de esa realidad y la de nuestra razón hay un riguroso paralelismo, correspondencia o afinidad. Por ello Descartes afirma que la idea es la cosa misma en tanto pensada; y Spinoza sostiene que “el orden y conexión de las ideas es el mismo orden y conexión de las cosas”.

En segundo lugar, ¿qué es entonces para el racionalismo la razón? ¿cuál es la estructura de ésta, cómo está organizada? Esta claro que la razón de la cual habla el racionalismo no tiene nada que ver con aquello de que pueda hablarnos la psicología, porque, sencillamente, la psicología es una ciencia empírica, y la razón no debe nada a la experiencia, sino que es la facultad independiente de ésta, y por ello sus conceptos (triángulo, Dios, alma, igualdad) no los encontramos, ni podemos encontrarlos, en la experiencia. La razón es una facultad de conocer innata, dotada de ese repertorio de conceptos (ideas innatas) a las que ya nos hemos referido.

Pero todo esto descubre el tercer supuesto; porque en efecto ¿qué garantía se tiene de que el conocimiento que proporciona la razón sea válido? Recordemos que la hipótesis del genio malvado nos hizo dudar también de la razón; y en función de la perspectiva que ahora tenemos, aquella hipótesis significa la posible irracionalidad de lo real. Sabemos también la respuesta de Descartes: Dios es quien nos ha creado -no un genio maligno- y en su infinita bondad y veracidad no puede querer engañarnos.

Entre las ideas innatas, hay dos que en el racionalismo desempeñan función esencialísima, como fundamentos o bases de su metafísica y gnoseología: los conceptos de substancia y causalidad. Por lo que se refiere a este último, se ha visto que la primera demostración de la existencia de Dios, en Descartes, se apoya en la relación de causalidad; podemos agregar que la causalidad representa una relación necesaria de nuestro pensamiento y de las cosas, que Descartes afirma es un axioma o verdad eterna (“de nada no se sigue nada”) y que Spinoza identifica más con la razón (“causa o razón”).

El concepto de substancia, es de importancia capital, puesto que la substancia representa para el racionalismo el modo de ser fundamental y primario: todo lo que es, o es cosa, o es propiedad o característica de alguna cosa. Mi propio ser es el ser de una cosa -una substancia pensante finita-; y Dios, substancia pensante infinita; sabemos ahora el importantísimo papel que desempeña el sistema cartesiano (garantía de la validez del conocimiento claro y distinto).

Pero, ¿qué significa este concepto de substancia o cosa? Digamos que substancia es, por ejemplo, esta mesa. Esta cosa que es la mesa tiene ciertas propiedades: es cuadrada, pesa diez kilos, es roja, dura, etc.; la mesa, la cosa, no es lo mismo que esas propiedades, sino que éstas son los accidentes de la substancia, de manera tal que pueden cambiar sin que la substancia misma cambie. A esta mesa se le puede agregar una pata más o pintarla de azul, y sigue siendo la misma mesa; puede admitir caracteres diferentes sin dejar de ser la misma mesa. Algo semejante ocurre con la substancia que soy yo (y esto vale para Descartes, aunque no para Spinoza), con mi alma; los estados psíquicos (“pensamientos” en terminología cartesiana) que ahora tengo son diferentes a los que tenia ayer y también diferentes de los que tendré mañana, sin embargo, a pesar de tales cambios, sigo siendo el mismo yo.

La substancia esta debajo de los accidentes como constituyendo el fondo o fundamento de la cosa, aquello que en la cosa es permanente, lo inmutable a través de los cambios – y de modo tal que los accidentes no tienen un ser en sí- no se bastan ni sostienen por sí mismos, sino que necesitan algo que les sirva de apoyo. La substancia, en cambio, existe por sí misma y en sí misma, sirviendo de unidad, sostén y fundamento de los accidentes, y sosteniéndose o bastándose a sí misma. La Definición que Descartes formula es la siguiente: “una cosa que existe de tal manera que no necesita de ninguna otra para existir”.

La filosofía es una actividad esencialmente crítica, y Descartes es uno de los filósofos que más perseveró en esa actitud crítica y que más a fondo ha tratado de llevarla; hasta el punto de que intento nada menos que valerse de la duda para construir un sistema filosófico que fuese enteramente crítico, es decir, que no admitiese nada porque sí, que eliminase todos los supuestos.

Sin embargo, tal pretensión no parece ser un desiderátum, una meta inalcanzable, si es que todo lo absoluto -aquí la absoluta certeza- está más allá de los límites de lo humano. A pesar de todas las precauciones de el método cartesiano, también se filtraron supuestos que no pudo detectar el filósofo. Justamente de desenmascararlos se encargará el empirismo.

Notas y referencias.

El lector puede comprender con relativa facilidad la mayor parte de las obras de Descartes. Se recomienda comenzar con la lectura del Discurso del método y de las Meditaciones metafísicas.

Desiderátum: Deseo o aspiración que aún no se ha cumplido.

Principios de Filosofía (Adolfo P. Carpio)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: