El empirismo y Hume.

hume-2

En tanto el racionalismo afirmaba que la razón conoce sin ayuda de la experiencia, el empirismo sostiene la tesis contraria.

Todo conocimiento deriva en última instancia de la experiencia sensible; esta es la única fuente de conocimiento, y sin ella no se lograría saber ninguno. El espíritu no esta dotado de ningún contenido originario, sino que es comparable a una hoja de papel en blanco, que sólo la experiencia va llenando.

Así como para el racionalismo el ideal de conocimiento se hallaba en las matemáticas, constituidas por juicios universales y necesarios (a priori), el empirismo lo encuentra más bien en las ciencias naturales o tácticas, en las ciencias de observación, cuyos juicios son particulares y contingentes (a posteriori). Y mientras que el racionalismo expresaba una tendencia filosófica declaradamente metafísica, porque afirmaba la realidad de un conocimiento que trasciende los limites de la experiencia (ideas platónicas, substancias, Dios), el empirismo, propende, en general, a negar la posibilidad de la metafísica y a confinar el conocimiento a los fenómenos, a las fronteras de la experiencia: no hay  más conocimiento de las cosas y procesos que el que se logra mediante la sensibilidad; la “razón” no podría tener otra función, según esto, como no fuera la de ordenar lógicamente los materiales que los sentidos ofrecen.

La corriente empirista se inicia con F. Bacon (1561-1626), quien, limitándose predominantemente al plano metodológico, establece el principio según el cual toda ciencia ha de fundarse en la experiencia, o, en otros términos, que el único método científico consiste en la observación y la experimentación, y constituye en consecuencia una teoría de la inducción.

J. Locke (1632-1704) fue el primero en desarrollar sistematicamente una teoría gnoseológica empirista, sosteniendo que todo conocimiento en general deriva de la experiencia. Pero el representante más ilustre de la escuela, y con quien el empirismo llega a su culminación, fue el escoces David Hume (1711-1776), porque llevo esta teoría casi hasta sus últimas consecuencias con una hondura y sutileza que convierte su análisis en piezas maestras de la argumentación filosófica; sus profundas críticas a a los dos principales conceptos de que se valía el racionalismo, los conceptos de causalidad y substancia, preparan el camino para las investigaciones de Kant.

Hume fue un excelente escritor y ensayista, y esa habilidad de su pluma lo convierte en uno de los filósofos más sencillos. Su fuerte reside en la extraordinaria capacidad para el análisis psicológico; y su filosofía puede caracterizarse como psicologismo, porque ese análisis es para él el tipo de análisis propio de la filosofía.

Notas y referencias.

*La inducción es el razonamiento que va de lo individual a lo general. La deducción, en cambio, sigue el camino inverso: de lo universal a lo particular o singular.

Principios de Filosofía (Adolfo P. Carpio)

Anuncios

7 comentarios sobre “El empirismo y Hume.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: