Crítica a la idea de causalidad.

causalidad5

La idea de causalidad es de enorme significación, como el mismo Hume se apresura a reconocer, pues se trata de una noción que se nos impone y empleamos constantemente. La importancia de esta idea de causalidad es patente, incluso, en las manifestaciones más corriente de la vida cotidiana.

Se trata de una idea compleja, en la que el análisis revela cuatro elementos o componentes, a) ante todo un primer hecho, lo que llamamos “causa”, que inicia el proceso, b) En segundo lugar, otro hecho, como término del proceso causal, y que es lo que se llama “efecto”, c) En tercer lugar, una cierta relación temporal entre a) y b), a saber, una sucesión: primero aparece la causa, más tarde el efecto, d) Por último, para que pueda hablarse de relación causal, el primer hecho tiene que producir el segundo, o, mejor dicho, el primer hecho posee una cierta fuerza o energía que hace que aparezca el segundo, y ello de tal manera que, dado el primer hecho, el otro necesariamente tiene que darse; la relación de causalidad, pues, y esto es lo esencial, es una relación de conexión necesaria.

Pongamos un ejemplo que permita comprender la crítica de Hume: En una mesa de billar, una bola en movimiento se dirige hacia otra, que se encuentra en reposo; la golpea, y entonces también se mueve la segunda. ]se dice entonces que el movimiento de la primera es la causa de la segunda.

Lo que ahora corresponde hacer, según las premisas de Hume es comprobar si cada uno de los elementos encontrados en la idea de causalidad tiene su correspondiente impresión, o no. a) Sobre la base del ejemplo anterior, está claro que hay impresión del primer hecho, porque veo la bola en movimiento, b) Y es obvio que lo mismo ocurre con el segundo hecho: también percibo el movimiento de la segunda bola, c) En tercer término, también se percibe la sucesión: primero se percibe un movimiento , el otro se percibe más tarde, d) El problema, en cambio, aparece en el cuarto factor, que sin embargo -es preciso observarlo- es el que tiene mayor peso o importancia en la cuestión, porque constituye la esencia misma de causalidad; sin él, en efecto, nos encontraríamos con una mera sucesión, no con una conexión causal, pues ésta requiere, además de una sucesión, que el segundo hecho sea necesariamente producido por el primero.

cuando miramos los objetos externos a nuestro al rededor, y consideramos las acciones de las causas, ni en un sólo caso somos capaces de descubrir alguna fuerza o conexión necesaria, alguna cualidad que ligue le efecto a la causa y que hace que el uno sea la infalible consecuencia de la otra. Sólo encontramos que el primero realmente, de hecho, sigue a la otra. El impulso de una bola de billar va acompañado del movimiento de la segunda.

La experiencia nos muestra sólo sucesiones -que después del movimiento de la primera bola ocurre el segundo- pero no nos enseña absolutamente nada más.

No nos dice en algún modo, que entre los hecho haya una relación necesaria tal que, dado el primer hecho, forzosamente tenga que ocurrir el segundo. Podría entonces suponerse que esa fuerza o conexión necesaria procediese de la razón, que se tratase de un conocimiento a priori; y que, por tanto, el supuesto básico del empirismo fuese falso. Sin embargo, según Hume, no es así. La razón procede siempre guiándose por el principio de contradicción, de tal manera que es racionalmente posible todo lo que no sea contradictorio; y no es contradictorio que la segunda bola no se mueva; por tanto, por la sola razón se conoce la relación causal.

cuando veo, por ejemplo, que una bola de billar se mueve en línea recta hacia otra y aun suponiendo que por casualidad se me ocurriera que el movimiento de la segunda bola es el resultado de su contacto o impulso, ¿no puedo acaso suponer que cien sucesos diferentes podrían haberse seguido de esta causa?¿ No pueden ambas bolas quedar en absoluto reposo?¿No puede la primera bola volver en línea recta o rebotar en la segunda en cualquier línea o dirección? Todas estas suposiciones son compatibles y concebibles. ¿Por qué, entonces, debemos dar preferencia a una que no es más compatible y concebible que el resto? Ninguno de nuestros razonamientos a priori será capaz de mostrarnos un fundamento de esta preferencia.

Dicho de otro modo: con la razón solamente -esto es, sin recordar lo que ya sabemos y sin ningún otro recurso a la experiencia–,simplemente pensando sobre un hecho, nunca se llegará a saber que efecto podrá producir, porque racionalmente son pensables sin contradicción las más diversas posibilidades. La idea de conexión necesaria, pues, tampoco procede de la razón.

aunque se suponga que las facultades racionales de Adán eran completamente perfectas desde el primer momento, no podría haber inferido de la fluidez y transparencia del agua que podía ahogarse en ella, o de la luz y el calor del fuego, que éste podía consumirlo.

Sin embargo, la verdad es que el hombre no se limita a comprobar meras sucesiones, sino que, según se dijo antes, afirma relaciones causales y está seguro de que los objetos similares irán acompañados por efectos similares:

Si se nos presenta un cuerpo de color y consistencia iguales a los del pan que anteriormente hemos comido, no tendríamos inconveniente en volver a comerlo, previendo con certeza un alimento y sustento iguales.

Notas y referencias.

Se recomienda leer antes:Conocimiento demostrativo y conocimiento fáctico. Impresiones e ideas. , El empirismo y Hume. y El principio fundamental del empirismo

Treatise of human nature (Hume)

Principios de filosofía (Adolfo P. Carpio)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: