Excursus. La “superación” de los filósofos.

parmenides.jpg

Las ideas de causalidad y substancia son fundamentales para el racionalismo. A Descartes le parecen tan claras y distintas, que ni por un momento parce haber dudado de ellas. Y sin embargo Descartes fue el filósofo de la duda, y la duda metódica exigía no admitir nada porque sí, y por tanto, requería el examen de aquellas ideas. Descartes no lo hizo convencido de que se trataba de nociones tan evidentes que están más allá de toda posible duda. Que por lo contrario se tratan de conceptos bastante sospechosos según mostró Hume.

Ahora bien, ¿significa esto que Hume fue más inteligente o hábil que Descartes, o, todavía más que nosotros, que repetimos las críticas de Hume, hemos de considerar a Descartes un filósofo “superado” (por lo menos a lo que se refiere a aquellas nociones) y podemos dar por falso su sistema? Creerlo sería caes en la más grande ingenuidad y precipitación del juicio, y en el fondo no comprender la esencia de la filosofía , que siempre nos está exigiendo regresar a los grandes pensadores del pasado.

Descartes, que inventa el método de la duda, “olvidad” dudar de la substancia y de la causalidad. Pero no por una falla, por así decir, no porque fuese torpe donde nosotros nos hemos vuelto más hábiles, sino porque todo filósofo, como todo hombre, tiene sus limitaciones, y nadie puede saltar por encima de la propia sombra. Estas nociones de substancia y causalidad son parte de la sombra de Descartes como filósofo e individuo histórico, constituían su propio ser; y justamente lo más difícil es hacernos objetivo lo que nosotros mismos somos. Es en el fondo mismo del hombre, en su más intima esencia, donde se encuentran las limitaciones de la filosofía.

Ya habíamos mencionado que la filosofía pretende ser un saber sin supuestos; pero también se apuntó que ello es sólo un desiderátum. Porque la constitución propia del hombre, lo que la filosofía actual se complace en llamar la “finitud” del hombre, le impide alcanzar el ideal del saber absolutamente libre de supuestos; al contrario, el hombre, por esencia, los requiere. Y en cierto modo podría decirse que la historia de la filosofía , contemplada en su conjunto, es como una sucesión donde cada filósofo va mostrando los supuestos sobre los que se movió el filósofo anterior, sin prejuicio de que, a su vez, sea víctima de los que el predecesor había descubierto, o de otros nuevos.

Notas y referencias.

Supuestos del Racionalismo.

Crítica a la idea de causalidad.

Crítica de la idea de substancia

El principio fundamental del empirismo.

Treatise of human nature (Hume)

Principios de filosofía (Adolfo P. Carpio)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: