La teoría de la verificación.

sentidos

Se denominan proposiciones protocolares a las proposiciones atómicas que enuncian algo acerca de hechos, acerca de la realidad. Un enunciado protocolar contiene regularmente los siguientes datos: coordenadas temporales y espaciales, circunstancias y descripción del fenómeno. En la practica se incluye, además, el nombre del observador.

Un ejemplo de proposición protocolar es la ficha médica que hace una enfermera de la temperatura de un paciente. Esta ficha puede tener la forma siguiente: cama núm. 47 (coordenadas espaciales), 3-5-1953, a las 17 horas 15 min. (coordenadas temporales), en la boca (circunstancia), temperatura 38,7° (acontecimiento).

Las proposiciones protocolares son las que nos dan contacto con la realidad. Luego, valiéndose de la lógica, se podrá hacer enunciados complejos; pero en última instancia su verdad dependerá siempre, como es obvio, de la verdad de las proposiciones primitivas, que son proposiciones empíricas.

El principio de verificabilidad constituye una pieza central del pensamiento de los empiristas lógicos. Según este principio, las proposiciones sólo tienen sentido si son verificables, y que una proposición sea verificable significa que esa proposición puede ser comprobada mediante los sentidos. -de modo tal, además, que esa comprobación la pueda realizar, no un observador sino cualquier otro (exigencia de intersubjetividad).

Uno de los filósofos ingleses de esta dirección, A. J. Ayer dice en su libro Lenguaje, verdad y lógica (considerado algo así como el manifiesto del empirismo lógico):

decimos que una sentencia [proposición] tiene sentido tácticamente para cualquier persona, si, y sólo si, esa persona sabe cómo verificar la proposición que intenta expresar; es decir, si sabe que observaciones le llevarían, bajo ciertas condiciones, a aceptar la proposición como verdadera, o a rechazarla como falsa.

Se distinguen dos tipos de verificación: la verificación técnica, o real, que consiste en la efectiva posibilidad de llevar a cabo la observación (como por ejemplo, la proposición “el fuego quema”, es posible verificarla porque podemos sencillamente meter el dedo en el fuego), y la verificaciónen principio” o potencial, que significa que no tenemos la posibilidad técnica de efectuarla, pero que, de todas maneras, sabemos qué operaciones empíricas tendríamos que realizar para llevarla a cabo; por ejemplo, si decimos: “En el centro de Saturno hay un ratón comiendo queso”, esta proposición no se le puede verificar técnicamente, porque hasta el momento no se poseen recursos para ello, pero es verificable “en principio” porque se sabe qué operaciones tendrían que hacerse para verificarla (ir en cohete a Saturno, descender allí, hacer una excavación hasta el centro del planeta, etc.)

Así pueden decir los empiristas que “el sentido de una proposición reside en el método de su verificación”; esto es, que una proposición tendrá sentido cuando sea capaz de decir qué operaciones empíricas hay que hacer para comprobarla. Debemos observar bien que “sentido” no significa “verdad”: una proposición con sentido tanto puede ser verdadera cuanto falsa. En efecto la proposición “el whisky se fabrica mezclando hierro con talco”, si bien es falsa, tiene sentido, porque se como verificarla, a saber, no tengo más que hacer la mezcla del caso para comprobar que lo resultante no es whisky; mediante los sentidos verificamos que la proposición es falsa o la verificamos.

Notas y referencias.

Lenguaje, verdad y lógica (A.J. Ayer)

Principios de filosofía (Adolfo P. Carpio)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: