Juicios analíticos, y juicios sintéticos a posteriori.

Comenzaremos con el estudio de la introducción a la Crítica a la razón pura.

La ciencia -y en general todo conocimiento- está constituido por juicios.

Los juicios son afirmaciones o negaciones; por ejemplo: “la mesa es negra”, o “los polos iguales no se atraen”. La Lógica formal define los juicios como estructuras enunciativas de conceptos, vale decir que todo juicio es un conjunto de conceptos en el que se afirma o niega algo. Los juicios o proposiciones son estructuras lógicas caracterizadas por el hecho de que pueden ser verdaderas o falsas. Un concepto de por sí solo -como por ejemplo “azul”- no es ni verdadero ni falso; en cambio, si se afirma (o niega) algo de él -por ejemplo: “el azul es un color”-, entonces sí se dará verdad o falsedad.

Pueden distinguirse varios tipos de juicios. En primer lugar hay juicios analíticos, como, por ejemplo, “todo triángulo es una figura”. En estos juicios el predicado está contenido ya, implícitamente, en el concepto del sujeto; por tanto, no tenemos que hacer más que desplegar -analizar o descomponer- el concepto sujeto (triángulo) para encontrar en él el predicado (figura).

El fundamento en que se apoya la verdad de un juicio analítico reside en que entre el sujeto y el predicado hay identidad; en el ejemplo anterior, una identidad parcial entre el concepto “figura” y el concepto “triángulo”, de manera que es como si estuviese diciendo: “esas figuras que son los triángulos, son figuras”. El principio que sirve como fundamento de verdad en los juicios analíticos es, pues, el principio de identidad, o si se quiere ver la cosa por otro lado, el principio de contradicción, porque es contradictorio decir “los triángulos no son figuras” (ya que ello equivaldría a afirmar : “esas figuras que son los triángulos, no son figuras”). Los juicios analíticos son juicios de cuya verdad se puede estar seguro con toda certeza sin más que recurrir a aquellos dos principios lógicos; no necesitamos ir más allá de nuestro pensamiento y buscar su confirmación en la experiencia: dado un juicio analítico, se aplica el principio de identidad, o el de contradicción, y con esto basta para saber si el juicio es verdadero o falso.

Los juicios analíticos, entonces, son todos a priori. Ahora bien, comprenderemos la palabra –apriori– rectamente en el sentido que Kant le da. En su terminología “a priori” no tiene nada que ver con el “antes” o el “después” en sentido temporal; no se trata de un termino que tenga sentido cronológico, porque, según hemos señalado, el problema de Kant no es un problema empírico, sino relativo al fundamento, valor o legitimidad del conocimiento. “A priori” no quiere decir anterior, en el tiempo, a la experiencia; porque ningún conocimiento precede a la experiencia. A priori significa lo “anterior” en el orden (atemporal) de la fundamentación, lo independiente de la experiencia,  -por lo que decimos que el juicio “todo triángulo es una figura” no puede ser jamás desmentido por la experiencia, porque su valor no depende para nada de ésta.

Lo a priori tiene, según Kant, dos notas que los caracterizan: necesidad y universalidad. Estas dos notas van siempre juntas, y basta con que se presente la una para saber que la otra le acompaña. Necesario quiere decir que lo afirmado es de tal manera que no puede ser de ninguna otra (mientras que lo contingente es lo que es así, pero que también puede ser de otra manera). Universal significa que el juicio vale para todos los casos, que no tiene excepciones; por ejemplo,  “todos los perros son animales” (lo contrario de lo universal es lo particular; ejemplo, “algunos hombres son europeos”).

En los casos en que no hay duda acerca de la verdad de los juicios analíticos, como en el caso de “todo triángulo es una figura” o “todo papel es papel”, en el fondo no se trata de verdaderos conocimientos, o, al menos, no se trata de conocimientos que amplíen lo que ya se sabe; se trata nada más de una repetición, una aclaración de lo que ya es sabido. Los juicios analíticos no amplían nuestro saber, observa Kant, sino que son meramente aclaratorios (tautologías).

Kant (1) juicios

Pero hay juicios muy diferentes a los analíticos; como, por ejemplo, “la mesa está en el salón de clase”. Si analizamos el concepto de “mesa”, jamás se va a encontrar, mediante su sola descomposición, con la sola ayuda del pensamiento, la circunstancia de estar en el salón; el juicio “la mesa no está en el salón de clase”, no es contradictorio. Para saber si es verdadero lo afirmado en el ejemplo, se necesita ver la mesa, recurrir a la experiencia, de manera que ésta, la percepción, constituye su fundamento. Este juicio, entonces, no es analítico, puesto que el predicado no está contenido en el sujeto; se lo llamará sintético.

Los juicios sintéticos, pues, amplían el conocimiento, porque dicen algo que antes, con el solo concepto del sujeto, ignorábamos. En este sentido, resultan más útiles que los juicios analíticos. Pero el inconveniente, si así puede decirse, de estos juicios reside en que no son a priori, sino a posteriori. De acuerdo con el sentido que le da Kant, esta expresión -a posteriori- significa lo que depende de la experiencia y las notas que lo caracterizan son la contingencia y la particularidad. Entonces los juicios sintéticos son contingentes y particulares. Por ejemplo, en una época se decía: “todos los cisnes son blancos”; este juicio es sintéticos, pero no necesario ni universal, y así ocurrió que un buen día se descubrieron cisnes negros. Para el empirismo -para Hume- todos los juicios que se refieren a la realidad son de este tipo: sintéticos a posteriori.

Notas y referencias.

Crítica a la razón pura (Kant)

Historia de la filosofía moderna (W. Windelband)

Principios de filosofía (Adolfo P. Carpio)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: