El principio trascendental del Juicio reflexionante resulta ser que las leyes empíricas, y sus objetos o “formas”, lejos de ser enteramente heterogéneos, son susceptibles de ser dispuestos en un sistema lógico, de modo que podamos conocerlos. En la primera introducción se lee:

el principio peculiar de la facultad de Juicio (reflexionante) es: la naturaleza específica de sus leyes universales en (zu) empíricas según la forma de un sistema lógico para uso de la facultad de juicio.

Esta exigencia de unidad sistemática no es principio del entendimiento, sino de la razón. Pero en tanto ésta intenta determinar lo trascendente, ahora se trata de un principio puramente subjetivo, propio del Juicio reflexionante.

Cuando la naturaleza satisface esa exigencia de nuestro conocimiento, sentimos placer (Lust) (cuando no, displacer).

A “esta coincidencia de las condiciones subjetivas del Juicio con respecto a la posible conexión de conceptos empíricos con el todo de una experiencia” la llama Kant “finalidad lógica”, la cual, tal como se ve, se refiere, no a cosas, sino a relaciones de conceptos.

La noción de finalidad.

Según se ha dicho, la naturaleza, en su especificación como sistema lógico, parece dispuesta para que la podamos conocer, parece tener la finalidad de responder a nuestra necesidad de conocerla. Este concepto de fin conviene analizarlo atentamente.

Para precisar la noción de fin -que era de primera importancia en la filosofía aristotélica- pondremos un ejemplo. Supóngase que a una persona le cae una piedra en la cabeza, y lo hiere mortalmente. La piedra ha caído al desprenderse de la pared a que se encontraba adherida, por simple acción mecánica de fuerzas físicas. El efecto (la muerte de una persona), fuera de ser un hecho accidental, es posterior a la causa (la caída de la piedra). La relación entre causa y efecto es la de causa eficiente. Pero supóngase ahora que el desprendimiento de la piedra sea un hecho, no accidental, sino deliberadamente provocado por otro hombre con el propósito o fin de dar muerte al primero. En este caso la caída de la piedra responde, no a causas mecánicas físicas de la naturaleza, sino a una intención. Y en la intención o propósito el efecto precede a la causa: el segundo personaje se ha formado una representación (un “plan” o “proyecto”) previo al hecho, a lo que intentaba hacer. El asesino se propone llevar a cabo un fin.

Según esto, se comprende que Kant diga que el fin es “el concepto (o representación) de un objeto en cuanto él al mismo tiempo contiene el fundamento de la realidad de ese objeto”.

Conviene tener en cuenta que el término alemán Zweck (fin o propósito) tiene sentido más amplio que el que evoca la palabra en español; así Zweckmássig, significa “final” (en el sentido de lo que responde a una finalidad) y a la vez “armónico”, “orgánico”. Zweckmässigkeit (finalidad) es el substantivo abstracto, que reúne todos estos matices.

juiciokan


Notas y referencias.

Principios de filosofía (Adolfo P. Carpio)

2 comentarios en “El principio trascendental del Juicio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s