La dialéctica es la marcha de la historia cuyo motor son las contradicciones. En cada momento histórico las oposiciones y contrastes obran como factores impulsores de desarrollo. La dialéctica entre el hombre y su mundo (sociedad), y entre el hombre y la naturaleza están en transformación continua. Para Marx los respectivos modos de producción, en oposición al sistema vigente, constituyen las fuerzas que mueven la historia.

Los “modos de producción” son el conjunto de técnicas que en cada caso se dispone, y la manera en cómo se adquieren y distribuyen los productos. De manera que estas relaciones constituyen la base de la cual dependen todas las formas de vida humana, la super estructura (Überbau). Según Marx, lo que determina el modo de ser de una sociedad determinada son las condiciones económicas ya que estas producen ciertas formas jurídicas y políticas que vienen a ser estructuras secundarias. Estas estructuras secundarias, por apoyarse sobre las relaciones de producción se denominan “superestructuras”.

Entonces, cuando una sociedad llega a una fase determinada de desarrollo, sus fuerzas productivas materiales entran en una contradicción con las relaciones de producción existentes, es decir, la expresión jurídica de esto. Por tal razón, las contradicciones que impulsan la historia son su dinámica misma.[1]

Karl-Marx-Manifiesto-Comunista-3.jpg
Imagen tomada de la web.

Notas y Referencias.

[1] Carpio, 2004.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s