Propiedades de la verdad.

la-calumnia

Para penetrar mejor en la naturaleza de la verdad que es el valor central que persigue nuestra materia (Lógica y Filosofía) y todas las materias de orden científico, veamos cuáles son sus propiedades.

La unidad.

El mundo de la verdad es unitario. Dicho de otra manera: dos proposiciones verdaderas no pueden contradecirse. Lo dicho no es sino otro modo de enunciar el principio de contradicción. A partir de esta propiedad se desprende la coherencia, complementación y aun cooperación, que debe haber entre las diferentes ciencias. También de aquí se sigue la falsedad en el criterio de aquellos que adoptan una postura o creencia en su vida privada y otra muy diferente y opuesta en su vida profesional. Por ultimo, la unidad de la verdad nos dice claramente que no es posible la contradicción real entre la fe y la ciencia. Siendo Dios el autor de ambos niveles de verdades, no es posible la falta de coherencia en ellos. Cuando acaso han surgido, a priori se puede juzgar: o se ha malentendido la fe, o no se ha alcanzado una verdad auténticamente científica, o ambas.

La indivisibilidad.

Una proposición o es verdadera o es falsa; pero no hay un termino medio entre ambos calificativos, o sea, no se puede dividir la distancia entre la falsedad y la verdad. La indivisibilidad consiste, pues, en la ausencia de grados en la verdad de un juicio. La adecuación de la realidad es terminante, o no es adecuación.

El principio del tercero excluido significa precisamente lo anterior. Queda excluida una tercera posibilidad entre verdad y falsedad.

La inmutabilidad.

La verdad es inmutable. Esto quiere decir que lo que en determinado momento es verdadero, para siempre tendrá que seguir siendo verdadero. No importa que las cosas evolucionen, esa evolución no en contra de la inmutabilidad de la verdad. Una proposición aun siendo verdadera cuando exprese un hecho contingente (que puede cambiar), seguirá inmutablemente verdadera.

La objetividad.

Por ultimo, la verdad es objetiva, lo que significa que el fundamento de de toda proposición verdadera es la misma realidad, el objeto captado, y no el sujeto que lo capta. Esto adquiere importancia en ciertos ambientes en donde con orgullo se pretende establecer la tesis de Protágoras: El hombre es la medida de todas las cosas.

Pero no es el hombre, sino el objeto captado el que proporciona la base o medida para determinar la verdad o falsedad de una proposición. La misma definición de verdad lo dice: adecuación de la mente a las realidad. Bacon lo dijo con una admirable frase: “Para dominar a la naturaleza, primero hay que someterse a sus leyes“.

La autenticidad de cada persona (ser ella misma) no la excluye de este sometimiento. El hombre sólo se puede perfeccionar cuando complementa su propio ser con el ser de las cosas (materiales o espirituales), con su verdad y con su bondad.

Notas y referencias.

-Lógica Conceptos fundamentales. (Raúl Gutiérrez Sáenz)

-Introducción a la lógica (Carlos Muñoz Gutiérrez)

-Imagen destacada : La calumnia de Apeles (La Calunnia, en italiano) es una obra pictórica de Sandro Botticelli realizada en 1495.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: